¿Cómo funciona un inversor solar?

Los inversores solares fotovoltaicos son equipos que se encargan de transformar la energía producida en una instalación fotovoltaica, que se transmite en forma de corriente continua, en corriente alterna (electricidad que podemos utilizar), de tal forma que podamos generar y consumir nuestra propia electricidad, para que los electrodomésticos y otros productos eléctricos puedan funcionar en sus niveles normales.
Cuando las placas fotovoltaicas reciben luz, se produce corriente continua gracias al movimiento de los electrones presentes en las células fotovoltaicas de un panel solar. En este punto, comienza el papel del inversor solar convirtiendo la electricidad en corriente alterna.
Además de su función principal, también se encargan de:

  • Facilitar que los instaladores y propietarios puedan supervisar el correcto funcionamiento de su instalación. En caso de que existiera alguna anomalía, estos son capaces de parar la producción de energía, evitando de este modo cualquier riesgo asociado a un problema eléctrico.
  • Facilitar información acerca del diagnóstico de los equipos para una temprana solución de problemas.
  • Optimizan el rendimiento global de la instalación, ya que permiten obtener el máximo aprovechamiento energético de cada una de las placas solares fotovoltaicas.

¿Qué tipos de inversores fotovoltaicos existen?

Existen varios tipos de inversor solar:

  • Según la potencia instalada y configuración eléctrica
  • Según la finalidad o aplicación del sistema fotovoltaico

    Inversores de conexión a red

    Inversores que transforman la energía generada por las placas solares en electricidad para el consumo en viviendas y/o negocios y que necesitan estar sincronizados con la red eléctrica general.
    Además de convertir la corriente continua en alterna, también se encargan de mantener la tensión de energía generada por los paneles un poco por encima que la de la red. De este modo, se antepone la utilización de energía solar, ahorrando o máximo posible gracias al autoconsumo.

    Inversores de instalaciones aisladas con baterías

    Hay instalaciones fotovoltaicas 100% independientes de la red eléctrica general. En esos casos, es necesaria la instalación de baterías para almacenar energía, ya que el sol es una fuente intermitente y no está disponible por las noches
    Esta clase de inversores suelen tener incorporadas funciones para cargar las baterías, controlar dicha carga y proporcionar seguridad, además de su función principal de conversión de corriente.

    Inversores tipo cadena, string o central

    En las instalaciones fotovoltaicas con inversores string, los paneles solares se encuentran conectados por cadenas o líneas, siendo necesario un inversor por línea de placas fotovoltaicas. Por ello, la potencia producida por cada línea quedará restringida a la mínima potencia de cada panel de la línea. Estos inversores son los más utilizados y los más baratos del mercado, siendo su uso principal en instalaciones sin la presencia de sombras y con paneles que tienen un rendimiento muy similar.

    Inversores mixtos de baterías e instalación de red

    Como una instalación puede estar conectada a la red eléctrica, y además tener también baterías para mayor seguridad, existen los inversores híbridos capaces de gestionar correctamente las tres fuentes de energía disponibles.
    Estos son los tipos fundamentales de inversores solares, pero también se pueden clasificar por otros aspectos técnicos.
    Por ejemplo, existen los inversores de onda sinusoidal (los más comunes en instalaciones domésticas) o los de onda senoidal modificada (más aptos para ciertas instalaciones industriales).
    Del mismo modo, hay inversores monofásicos y trifásicos, microinversores (que se ponen individualmente en cada panel y los gestionan de uno en uno) e inversores de cadena (los más comunes, que gestionan a la vez toda la energía que viene de los paneles).

    ¿Qué características debe cumplir un inversor solar?

    1. Potencia máxima de transformación: es la cantidad de energía máxima que nuestro inversor puede transformar, puede venir expresada tanto en W como en VA. A pesar de que los inversores tienen unos márgenes de seguridad mayores a la capacidad marcada, es conveniente elegir un modelo de inversor adecuado para la instalación.
    2. Sistemas de protección: los inversores solares deben ser capaces de detener la producción en caso de corto circuito, caída de la red o fallo de algún componente. Si no es posible, debemos instalar un sistema de apagado por separado.
    3. Optimización: El inversor debe optimizar la producción solar independientemente de las sombras o el tipo de panel instalado. Por ello, debemos evaluar qué inversor es más apropiado para nuestra vivienda.
    4. Registro de los datos: la recopilación de los datos de producción nos permitirá verificar el correcto funcionamiento de nuestra instalación y, en el caso de que lo hubiera, solucionar el problema.

    ¿Cuál debe ser la ubicación del inversor de corriente?

    El inversor debe colocarse en un lugar al que se pueda acceder sin problemas y que al mismo tiempo no se encuentre al alcance de aquellos que se pudieran enfrentar a riesgos, como por ejemplo los niños pequeños. Además, debe colocarse cerca de las placas solares y en lugares bien ventilados. No conviene situarlo al lado de lugares donde se acumule el calor y/o que reciban luz del sol de manera directa, ya que este tipo de dispositivos suele sufrir calentamiento.

    Suscríbete al Newsletter

    Para recibir nuestras noticias y actualizaciones